Blogia
Blog GEIFE

EXPLOTA EL MAYOR IMÁN DEL MUNDO.

 

Un error en los cálculos matemáticos destroza el acelerador de partículas del CERN.

El acelerador de partículas más famoso del mundo, el que se aloja en el subsuelo del Consejo Europeo de Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra (Suiza), ha sufrido un serio daño después de producirse una gran explosión en sus profundidades. El 'big bang' tiene una explicación absolutamente científica: un error matemático en el diseño de los anclajes de los grandes imanes que se utilizan en la estructura.

 Según publica el diario 'The Times', la explosión se produjo el pasado 27 de marzo, y levantó de sus sujeciones un imán de 20 toneladas de peso, llenando de helio una de las galerías y obligando a evacuar el complejo. "Fue una explosión enorme. El túnel que aloja los imanes se llenó de helio y polvo y tuvimos que llamar a los bomberos para evacuar el edificio y tratar de ver los daños causados por la explosión", relató al diario británico un científico presente en el centro en el momento del suceso.

 Para que el acelerador de partículas vuelva a funcionar, los técnicos deberán desmontar y reparar al menos tres de los 24 imanes situados a lo largo de los 27 kilómetros del túnel, denominado 'Gran Colisionador de Hadrones'. Según explicó el CERN en una nota de prensa, "el fallo matemático afecta al sistema de anclaje, que resultó ser insuficiente una vez el mecanismo entró en funcionamiento".

 Una vez reparados los gigantescos imanes –elaborados con un material denominado G-11- los técnicos del CERN someterán las infraestructuras a toda una serie de pruebas para ver su resistencia, aunque esperan que vuelva a funcionar con normalidad en el mes de junio.

El incidente deja en muy mal lugar a Fermilab, el laboratorio de física estadounidense que construyó los imanes y los anclajes que han explotado. Según informa 'The Times', este laboratorio cometió "errores elementales de cálculo en el diseño de los imanes y sus sujeciones".

 Lo ha reconocido el propio director de Fermilab, Pier Oddone, que en un correo electrónico enviado tras la explosión a sus empleados –y que cita 'The Times'- asegura que habían provocado "una cagada mundial".

 El Gran Colisionador de Hadrones es uno de los mayores aceleradores de partículas del mundo y ayudará a los científicos a conocer mejor el momento inmediatamente posterior al Big Bang. Su función es crear un potente campo magnético en una zona concreta del gran acelerador, donde se construye un detector de dimensiones espectaculares y a 45 metros bajo tierra, encargado de recoger datos de las partículas que son aceleradas y colisionadas en esa gran circunferencia.

 Con el campo magnético creado, los científicos podrán alterar la ruta de las partículas, hacerlas colisionar y estudiarlas, lo que dará más pistas a la comunidad científica sobre qué tipo de elementos había en el universo justo después de que se produjera el Big Bang.

 También permitirá avanzar en saber de qué está hecho el 96% de lo que se desconoce del universo, por qué las partículas tienen masa o por qué la naturaleza prefiere la materia que la antimateria, según explica el CERN.

 El túnel donde explotaron los imanes es una instalación de 27 kilómetros de largo, 25 metros de ancho y otros 25 de alto, que se tardaría en recorrer a pie más de cuatro horas. Al ser liberados, los hadrones colisionarán unos 800 millones de veces por segundo, reproduciendo así la situación próxima a la inmediatamente posterior a la del Big Bang.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres